clinica@oftalmologiaveterinariamadrid.es

91 560 42 16

Es sorprendente la cantidad de enfermedades que podemos desarrollar humanos y animales por igual. Y no solo se trata de enfermedades con cargas virales (cómo la rabia o la leishmaniosis) sino de otras que se producen y evolucionan tanto en nosotros como en ellos, por ejemplo: el glaucoma.

Esta enfermedad que afecta el globo ocular puede presentarse en perros, gatos y cualquier especie animal. Pero en este artículo hablaremos solo de estos dos (perros y gatos), aunque sus síntomas y diagnóstico puede ser compartido por cualquier otra especie, y en todas ellas se necesitará una intervención rápida de un veterinario especializado.

¿Qué es el glaucoma y cómo afecta a los animales?

El glaucoma es una enfermedad que se produce dentro del globo ocular del animal. De manera natural, todos (humanos y animales) producimos líquido intraocular (dentro del ojo) y este es segregado fuera periódicamente, evitando que se acumule en el interior.

Sin embargo, las vías por las que se segrega el líquido intraocular pueden ser obstruidas periódicamente hasta bloquearse por completo, haciendo que el líquido en el interior no pueda salir. A su vez, como la producción e ingreso de nuevo líquido no cesa, este comienza a acumularse dentro del globo ocular generando presión y dañando el nervio óptico y la retina del animal.

Este exceso de líquido dentro del globo ocular es lo que se conoce como glaucoma y progresivamente hace que el animal vaya perdiendo parte de su campo de visión hasta que quede completamente ciego. Sin embargo, esta no es la única consecuencia de su aparición.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma en animales?

Uno de las principales dificultades que presenta esta enfermedad es que no produce síntomas en las etapas tempranas del desarrollo. Por lo tanto, al momento de notar que nuestro animal de compañía tiene un síntoma, la enfermedad ya se encontrará en estado avanzado.

Inicialmente el animal se adapta a la pérdida de visión sin percibir los cambios hasta que la enfermedad se encuentra avanzada. Una vez en ese estado, los síntomas que puede presentar nuestra mascota son:

  • Ojos enrojecidos
  • Visión borrosa
  • Dolor intenso
  • Náuseas y vómitos
  • Irritabilidad y comportamiento agresivo
  • Aspecto nublado de los ojos o halo azulado en ellos
  • Sensibilidad a la luz
  • Desorientación y dificultad para caminar

¿Cuáles son las causas del glaucoma en animales?

Existen razas de perros más predispuestas genéticamente a padecer glaucoma (Cocker, Bichón Maltés y Bulldog Francés, por ejemplo), y a esto se lo conoce como glaucoma primario dónde el origen es genético y sin un factor externo que lo provoque.

En los perros, el glaucoma primario es el más frecuente. Los gatos, por el contrario, suelen padecer glaucoma secundario, que es originado por un traumatismo o enfermedad (como la hipertensión). Aun así, la edad es un factor clave en el momento del desarrollo del glaucoma, y cuanto más grande sea el animal más probable es que pueda desarrollar esta patología.

¿Cómo es el tratamiento contra el glaucoma animal?

El daño al nervio óptico y la pérdida de visión causadas por el glaucoma son irreversibles, por lo que el tratamiento que se aplica consiste en lograr que la enfermedad no avance ni deteriore aún más el estado de salud del animal. Existen dos maneras de lograr contener el avance del glaucoma: por tratamiento farmacológico o por cirugía.

En el tratamiento farmacológico, el veterinario le recetará a tu animal de compañía medicamentos que detendrán el avance del glaucoma en los casos más leves y tempranos. Sin embargo, si estos no logran contenerlo o si la enfermedad se encuentra en un punto muy avanzado de desarrollo, entonces la mejor opción es un tratamiento quirúrgico que puede ser de dos maneras:

  1. Mediante una intervención laser que reduzca la producción del líquido intraocular,
  2. O mediante la colocación de implantes o válvulas que permitirán drenar el humor acuoso del interior del ojo.

¿Cómo puede prevenirse el glaucoma animal?

La única manera de prevenir el desarrollo del glaucoma animal es mediante una revisión oftalmológica regular, en la que el veterinario estudiará los rasgos físicos y predisposición de tu animal de compañía. Si sus padres o hermanos padecen o padecieron glaucoma hay una predisposición genética y se puede aplicar medicación preventiva (por ejemplo, con gotas por las noches).

En la Clínica Veterinaria Abrantes, los ojos de tu mascota son nuestra especialidad

Nuestra clínica veterinaria se encuentra especializada en oftalmología y nos hemos preparado para evaluar y atender el glaucoma de tu animal de compañía. Su calidad de vida y felicidad depende en gran parte de poder verte cada día, y desde aquí queremos que pueda hacerlo durante muchos años más.

¡Llámanos y te informaremos!

en_GBEnglish (UK)